EL FRANCONOMICON / I'M IN A JESS FRANCO STATE OF MIND

Robert Monell & Alex Mendíbil Blog Alliance

SHE KILLED IN ECSTASY

leave a comment »

Este thriller exótico y moderno, rodado “back to back” con VAMPYROS LESBOS para los productores Artur Brauner y Arturo Marcos en apenas dos meses de 1970, permanece eclipsado por la sombra de la mítica reinterpretación de Drácula, y si bien podemos admitir que su fuerza es ligeramente menor a VAMPYROS, merece la pena volver a ella con más detenimiento. Aparentemente es una simple historia de venganza (una mujer se venga de los científicos que llevaron a su marido al suicidio), pero quizá empezó siendo otra cosa, ya que un primer título fue “Dr. Jekyll & Miss Hyde” (¡previo al de la Hammer!) y el resultado final adquiere lecturas más jugosas y alejadas del estándar.

Soledad Miranda frente al Xanadú de Calpe, del amigo Bofill.

Soledad Miranda hace además un papel con muchos más registros que en la película que la convertiría en figura mítica del fantastique de todos los tiempos. Sigue estando bellísima, igual que la vampira Nadia, pero los matices que muestra en SIE TÖTETE, pasando del enamoramiento, al arrebato místico o la locura, son toda una revelación. Jess Franco la presenta como otro personaje mágico, deslizándose con su capa púrpura por las escaleras de Xanadú (la casa cubista de Bofill en el complejo La Manzanera hace aquí su primera aparición) y viajando en barca por las costas de Calpe como si se tratase del mismísimo Caronte, pero según avanza la película -hacia adelante y hacia atrás- descubrimos a una Soledad humana, rota de dolor por la pérdida de su marido, y una Soledad desquiciada y violenta, que nunca habíamos visto.  Es curioso el paralelismo con los inicios de Lina Romay, que pasó de personajes más frívolos o de una pieza, a personajes psicológicamente complejos, hasta el punto que impacta comprobar lo mucho que se parecen Soledad y Lina cuando Jess Franco las hace enloquecer.

Un quién es quién de la troupe Franco: Paul Muller, Ewa Strömberg y Howard Vernon.

“Ella mataba en éxtasis”, es un extraño título que encierra varios significados, quizá no demasiado obvios en una primera visión. Remite directamente a la novela negra de Cornell Woolrich “La novia vestía de negro” , adaptada también por François Truffaut y por el propio Franco en MISS MUERTE (la mejor adaptación del libro según Carlos Aguilar). Se vuelve a jugar por tanto a identificar a la mujer con la muerte, pero en este caso ella mata “en éxtasis”, y en la película se da a entender que se trata más de un éxtasis místico que de un éxtasis químico, ya que Soledad Miranda es una viuda muy religiosa (se diría que casi una beata de pueblo) casada por la iglesia con mantilla blanca, devota de la Virgen, y de misa diaria. Son varios los insertos de imágenes religiosas y de una misa aparentemente real montados con primeros planos de Soledad. La asociación es clara. Y es el sacerdote quien le da la clave que la conduce al desenlace fatal en el sermón de la iglesia, donde habla de que Dios nos da la vida, nos la quita y en el más allá nos reuniremos todos. De esta forma es la fe cristiana en la vida después de la muerte lo que lleva a Soledad al suicidio.

El éxtasis místico de Soledad y el milagro del cuerpo incorrupto.

A pesar de todo, no hay en SIE TÖTETE IN EKSTASE una burla de la fe o el catolicismo. En ningún momento se hace mofa de las creencias de Soledad (que también era católica en su vida real), si no que se confrontan con las creencias científicas de su marido. De hecho él también se suicida, aunque movido por sus obsesiones científicas en lugar de la fe. Religión versus Ciencia sería así el tema principal de la película, encarnados en Soledad y Fred Williamson. Los experimentos de Williamson con embriones son atacados por el comité de científicos interpretados por Paul Muller, Ewa Strömberg, Howard Vernon y Jess Franco, que apelan a la moral para condenar los avances de la ciencia en un debate sorprendentemente similar de las células madre. De ahí parte la modernidad de la película, que se ilustra además con un despliegue espectacular de diseños pop, arquitectura, moda, y decorados vanguardistas, y se contrasta con la tradición del pueblo, la iglesia y el entorno rural. El film bascula así constantemente entre dos polos opuestos, entre ese tema de Jekyll y Hyde del título inicial que se explora hasta las últimas consecuencias.

Hay que tener cuidado cuando las fantasías se convierten en realidad…

La puesta en escena es brillante: la fotografía de Manuel Merino no  experimenta tanto como en VAMPYROS LESBOS, pero convierte cada escena en un placer visual sólo comparable a los mejores momentos de Radley Metzger. Las secuencias en el apartamento de Soledad y Fred, con esa mezcla de fetos envasados, vasijas de colores, e interiorismo Bauhaus, son inolvidables y están sin duda entre las imágenes más emblemáticas del universo franquiano. Si a ello le sumamos los temazos de funk psicodélico de Manfred Hübler y Siegfried Schwad, el delirio está asegurado. Sin olvidar la escena del éxtasis místico de Soledad con el cuerpo incorrupto de su marido, acompañada de un tema repleto de coros espirituales obra de Bruno Nicolai. SIE TÖTETE IN EKSTASE es por todo eso una joya, una de esas felices reuniones de talentos coordinados que en ocasiones nos regala la filmografía del tío Jess.

SIE TÖTETE… fue uno de los primeros DVDs que aparecieron de Jess Franco, y las ediciones de Image (zona 1) y Second Sight (zona 2) son la mejor manera de disfrutar de la película. Existe una edición anterior del sello Synapse, de calidad muy inferior, y con un montaje ligeramente diferente, que afecta al parecer a la secuencia donde Soledad tortura a Jess Franco, según informa Troy Howarth (1). Tras el rodaje (o durante, quién sabe), el tío Jess puso en marcha otra película con prácticamente el mismo equipo y protagonizada por Soledad Miranda y Paul Muller. titulada JULIETTE y de obvia inspiración Sadeana (haría pareja así con EUGENIE DE SADE, terminada poco antes) . En ella Soledad aparece con una peluca rubia, sólo se rodaron unos cuarenta minutos, y lo único que hoy nos queda son unas pocas fotografías, pasando a engrosar el fascinante conjunto de proyectos inconclusos del director (2). Un mes después, el 18 de agosto de 1970, Soledad moría en un accidente de tráfico camino de Lisboa, casi traspasando el final de SIE TÖTETE IN EKSTASE a la realidad.

Uno de los misteriosos fotogramas de la incompleta JULIETTE, rodada al mismo tiempo que SIE TÖTETE…

(1) http://www.eccentric-cinema.com/cult_movies/she_killed_in_ecstasy.htm

(2) http://soledadmiranda.com/juliette.html

Written by Álex Mendíbil

7 julio 2012 a 9:35 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: