EL FRANCONOMICON / I'M IN A JESS FRANCO STATE OF MIND

Robert Monell & Alex Mendíbil Blog Alliance

DR. WONG’S VIRTUAL HELL

with 10 comments

INT: Jess Franco, Lina Romay, Analía Ivars, Pedro Temboury, Rachel Sheppard
FOTO: Raquel Cabra
DIGITAL FX: Juan José Villar
GUIÓN y DIR: Jess Franco
1999. One Shot Productions. EEUU. Color. 97min


wong0

El Dr. Wong, cansado de que sus fechorías no conduzcan a nada, está a punto de hacerse el harakiri. Pero su hija Tsai Ming le detiene y le informa de un plan que les va a hacer millonarios por fin: secuestrar a la hija de un millonario y pedirle un  rescate. Wong accede y deja el harakiri para otro momento. Utilizando la realidad virtual en un espectáculo erótico, Tsai Ming hipnotiza al millonario y secuestra a su hija. Más tarde en su apartamento, el millonario sale del trance virtual y recibe un mensaje de Tsai Ming por el televisor: la vida de su hija cuesta 2 millones de dólares, si no los entrega pronto, ella quedará atrapada en el infierno virtual del Dr. Wong. Los detectives Nelly Smith y Doc Petry entran en escena y pese a su torpeza desbarajustan los planes del doctor, ayudados por los poderes de Cagliostro, un mago que, desde ultratumba, derrota al Dr. Wong y libera a la chica.

wong1

En 1999 Jess Franco rueda cuatro películas para la productora One Shot de Kevin Collins: VAMPIRE BLUES, BROKEN DOLLS, RED SILK y DR. WONG’S VIRTUAL HELL, todas revisiones de anteriores títulos suyos o de personajes recurrentes de su universo personal. VAMPIRE BLUES es una adaptación de VAMPIROS LESBOS en clave de chiringuito de playa; BROKEN DOLLS es un remake de LA CASA DE LAS MUJERES PERDIDAS; RED SILK es la última aventura de las detectives Labios Rojos y DR. WONG es un remedo de FU MANCHU, a través del villano interpretado por él mismo que habíamos conocido en LA SOMBRA DEL JUDOKA CONTRA EL DR WONG.  Dos películas entre el terror y el thriller psicológico, y dos comedias ligeras de aventuras.  Un año por tanto bastante ajetreado en donde Jess desarrolla a fondo el nuevo formato de video digital que había probado antes con la misma productora (LUST FOR FRANKENSTEIN y MARIE COOKIE AND THE KILLER TARANTULA), aprovechando la economía de producción al máximo –las cuatro son películas muy austeras y de factura rápida– y a la vez experimentando con los efectos digitales más que nunca, especialmente en la que nos ocupa.

wong4

El gimmick de la realidad virtual es algo inédito en la filmografía franquiana, poco afín a incorporar tecnologías modernas o conflictos contemporáneos, aunque pronto descubrimos que detrás de la realidad virtual del Dr. Wong hay lo mismo que detrás de los ultrasonidos  o las ondas magnéticas que habíamos visto en otras películas, es decir, un tópico del género sin más. Pero más allá del trama de la película, la realidad virtual se convierte en la excusa argumental para alterar sustancialmente la película en postproducción, distorsionando varias secuencias radicalmente, incorporando samplers propios de un tema tecno, y dilatando el tiempo de forma exasperante. A través de estos artificios,  Jess Franco no pretende simular un entorno virtual como el de, por ejemplo, DÍAS EXTRAÑOS (Kathryn Bigelow, 1995), lo que pretende es conducirnos a ese espacio alternativo, libre de leyes físico-temporales y marcadamente onírico, que sí reconocemos como un lugar puramente franquiano. Es el espacio de lo no-real de NECRONOMICON o VENUS IN FURS, donde el director se mueve con más comodidad, sin necesidad de respetar no sólo las reglas de lo real, sino las reglas propias de la narración cinematográfica.

Pero en el caso de DR. WONG’S VIRTUAL HELL (y en el de VAMPIRE BLUES) esos efectos digitales convierten los fotogramas en lienzos abstractos de infinitas posibilidades, y Jess Franco opta por explorarlas todas, convirtiendo algunas escenas en un delirio barroco que va más allá de sus referentes estéticos habituales (el comic, el pulp, el serial…) para acercarse a unos nuevos referentes, inéditos hasta ahora, que van desde la publicidad y los videoclips al arte contemporáneo. Eso sí, en el fondo nos movemos en los mismos territorios que antes (el cabaret, las fantasías eróticas, el subconsciente…) sólo que formalmente se nos presentan distorsionados al extremo, subrayando con múltiples capas digitales que estamos en ese espacio no-real. Habrá a quien le parezcan trucos innecesarios, gratuitos y hasta insoportables, pero hay que considerar estas películas como una etapa de descubrimiento y aprendizaje de una tecnología nueva, que además de haber llevado al cine de Jess Franco a un nuevo nivel, cabría esperar que en un futuro fueran domesticadas y dominadas con precisión.

snakewoman-11

Una secuencia de baile y sexo lésbico de unos 40 minutos es quizá la mayor arista con la que se encuentra el espectador de DR. WONG. Cuarenta minutos repletos de imágenes saturadas, deformadas, filtros, y demás cacharrería digital, con banda sonora jazzística (“Piano sideral monologues for vina and cithara” de Daniel J. White) y música electrónica con efluvios chinos y gemidos varios. También hay imágenes coloreadas y bocadillos de tebeo, pero esto ya lo habíamos visto antes. La irreverencia formal de la película sólo es comparable a la irreverencia del argumento y los personajes, brutales parodias de lo que en anteriores films eran clichés amables de la serie B. El Dr. Wong es un Fu Manchu acabado, patético, con alzheimer y capaz de embarcarse en un plan  cutre y sin ambiciones por un par de millones de dólares. Tsain Ming (Lina Romay), su hija, es un esperpento con voz de pito que recuerda más a Baby Jane que a una asesina diabólica. Lina hace doblete–como Candy Coste– en el papel de Nelly Smith, la detective, acompañada de Pedro Temboury como desastroso ayudante, e improbable amante. Sólo Analía Ivars y Raquel Sheppard parecen tomarse en serio sus papeles en una película que es un puro desacato.

Candy Coster, Pedro Temboury y Howard Vernon, (virtualmente) juntos

Candy Coster, Pedro Temboury y Howard Vernon, (virtualmente) juntos

Si en LA SOMBRA DEL JUDOKA el tío Jess reciclaba metraje de otros directores, en DR. WONG’S VIRTUAL HELL recicla su propio metraje, especialmente de LA MALDICIÓN DE FRANKENSTEIN, de donde proceden las imágenes superpuestas de Howard Vernon como Cagliostro. Como comenta con mucha perspicacia Francesco Cesari en uno de los artículos del dossier Succubus, todos estos recursos, efectos digitales,  y reciclaje de sus viejos videos, representan de alguna forma la aceptación del propio director de que su cine hoy más que nunca pertenece al video doméstico, y no a las salas de cine.  Los tiempos en que sus películas eran estrenadas en pantalla grande han pasado –quizá para siempre– y su cine se visiona, se compra, se vende y se intercambia en formatos analógicos o digitales. Esto supone una pérdida de la sacralidad de la experiencia cinematográfica que obviamente se contagia a las propias películas, que no sólo son anárquicas, desvergonzadas y cinematográficamente sacrílegas, sino que de alguna forma intentan por todos los medios aniquilar todo el “cine” que haya en ellas, es decir todo lo que remita al cine como lenguaje.  (Véase la reseña LA CRIPTA DE LAS MUJERES MALDITAS)

No ajuste su televisor, la imagen está siendo intervenida por Jess Franco.

No ajuste su televisor, la imagen está siendo intervenida por Jess Franco.

Y siguiendo esta lectura, podemos llegar a interpretar esos efectos distorsionantes como reflejos directos de los (d)efectos de video que sufren muchas de sus películas malditas, ésas que no han sido remasterizadas en DVD y circulan por los mercados subterráneos en versiones de quinta o sexta  generación con imágenes tan deterioradas como las que Jess Franco realiza ahora en la mesa de posproducción. Vendría a ser, para entendernos, el equivalente videográfico de los “dirt and scratches” de PLANET TERROR de Robert Rodríguez, defectos reconvertidos en figuras de estilo. No cabe duda que, con todo, DR. WONG es un experimento radical, y para verlo es recomendable ponerse unas gafas de broma como las que lucen los espectadores dentro de la película, de ésas que dejan ver sólo entre líneas.

Gafas para ver Dr. Wong's Virtual Hell

Gafas para ver Dr. Wong's Virtual Hell

Written by Álex Mendíbil

7 mayo 2009 a 12:46 AM

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola, perdon, se que no es el tema , pero si vas a informar algo del homenaje a ” Extraño viaje” , la pelicula de Fernando Fernan Gomez donde actua Jess. En el homenaje Jess Franco hara de moderador, gracias, perdon otra vez

    KUBRIK

    7 mayo 2009 at 8:54 PM

  2. The Alzheimer of Dr Wong was a fate also for Usher/Orloff in Nevrose/Revenge in the House of Usher. And Dracula, Frankenstein, Frankenstein’s creature and the Wolfman can all be thought of as sad, tired fragments of their once proud glories when they appear in Dracula Contra Frankenstein.

    As well as the Cagliostro scene in Dr Wong there’s also a brief moment taken from Viaje a Bangkok, Ataud Incluido (the woman crossing the street with her baskets). But then maybe this was stock footage taken from yet another third film.

    Tom Mather

    11 mayo 2009 at 8:15 AM

  3. Noticias franquianas (ya hablaré otro día de la peli):

    – Por supuesto, hoy es el cumpleaños de tio Jess! Felicidades, más de uno nos haremos un homenajecillo viendo algunas peli de su filmografía imposible (intentaré verme en esta semana UN SILENCIO DE TUMBA).

    – Filmax vende por internet El Siniestro Dr. Orloff!! Hay esperanza para los films Golden. La web se llama YODECIDO, buscadla en Google. El problema: usa las cojoneras bondades del DRM y el WMP10 o el que sea. ¿Tanto les cuesta sacarla en DVD? (aunque claro, para que te la cuelen a 13 €, pelada y no-anamórifica como que…).

    – En el ABC han entrevistado al tío Jess, http://www.abc.es/20090510/valencia-valencia/ciclo-dedicaron-paris-goya-20090510.html
    Me encanta el titular.

    – Y en la Abadía de Berzano reseñan muy razonablemente KILLER BARBYS, y prometen entrevista con Mayans. Como curiosidad que no viene, la película se iba a titular OJOS DE SANGRE. ¿Alguien tiene el making-of entero?

    Y buena pinta el homenaje a “El Extraño Viaje”, lástima que no pueda ir, porque es un señor peliculón (lo mejor que se marcó Fernán Gómez junto a El MUNDO SIGUE, con música de Daniel White y EL MAR Y EL TIEMPO, a pesar de la floja ídem). Este es otro director del que deberían sacar sus pelis en DVD, y lo tiene aún peor porque solo lo conocen aquí. País de productores…

    franchesk

    12 mayo 2009 at 10:35 PM

  4. Felicidades atrasadas y gracias por la información, Fran! A ver si Filmax se estira.

    And TOM, thank you for the info! Classical monsters with alzheimer! That’s the kind of theme only JF could think of.

    Álex Mendíbil

    13 mayo 2009 at 10:44 AM

  5. Por cierto, han sacado Opalo de Fuego en lo del cine erótico de El País

    manolo fernandez

    15 mayo 2009 at 9:46 AM

  6. I find this unwatchable.

    robertmonell

    22 mayo 2009 at 12:05 AM

  7. baskets). But then maybe this was stock footage taken from yet another third film.
    Yes, there’s stock footage from both Franco BANGKOK films

    robertmonell

    22 mayo 2009 at 12:08 AM

  8. Estupenda crítica y análisis, como siempre, Zinéfilo!! Esta fué la cuarta, si no recuerdo mal, que hizo en Málaga en esta última etapa. Si en las tres primeras parecíamos un rodaje convencional de cine, rodada en super 16, con un equipo de unas 15 personas, en Dr. Wong y Vampire Blues, que se hicieron “back to back” como le gusta decir a Jess, el equipo técnico se redujo a cinco y se grabaron en video, creo que la primera en ese formato. Manolo (runner), Pres (efectos y decoración), Raquel (cámara y actriz), Emilio (foto fija) y yo (ayudante dirección y galán) nos deplazábamos en el coche del padre de Manolo. Creo que el rodaje de ambas duró dos semanas, en las que recuerdo a Jess y Lina relajados y disfrutando de lo loco de ese rodaje, en el que estabamos más personas en pelotas que vestidos. El set de rodaje era el apartahotel de La Roca, en Torremolinos. Allí rodábamos , o mejor dicho grabábamos, en un salón de reuniones la guarida del Dr. Wong, en los cuartos de Jess, Analía y de Kevin Collins y Peter Evanko de One Shot, productores de la peli. Los exteriores de la casa china fué en el Tivoli World de Benalmádena, en el que flipó el relaciones públicas al ver a Lina y Analía con tacones y ligueros… decía que no daba la imagen que querian dar del Tívoli, y yo metiéndole un rollo de que era un documental en el se se reflejaba Torremolinos como un crisol de culturas… vamos todo por que no pararan el rodaje. Bueno, no me extiendo más, solo contar que se editó en el C. T.I. (la productora de la Universidad de Málaga) en el que empapelaron la cristalera de la sala de edición para que las visitas no se abochornaran con la visión de los variados desnudos. Uff, cuantos recuerdos…

    Pedro Temboury

    28 mayo 2009 at 10:12 PM

  9. Mil gracias por tus comentarios Temboury! Por lo que dices habría que considerar DR WONG como la primera peli grabada en video de la nueva etapa. Un dato importante que desconocía.

    Álex Mendíbil

    29 mayo 2009 at 10:38 AM

  10. Efectivamente Zinefilo, fué un Betacam Sp del CTI. Jesús estaba encantado con su nuevo juguete…

    Pedro Temboury

    29 mayo 2009 at 11:04 PM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: