EL FRANCONOMICON / I'M IN A JESS FRANCO STATE OF MIND

Robert Monell & Alex Mendíbil Blog Alliance

LOS DEPREDADORES DE LA NOCHE

with 6 comments

INT: Helmut Berger, Brigitte Lahaie, Chris Mitchum, Telly Savalas, Caroline Munro, Anton Diffring, Howard Vernon, Florence Guerin, Lina Romay, Stephan Audran…
FOTO: Maurice Fellous
MUS: Romano Musumarra y Jess Franco
GUIÓN: René Chateau, Michel Lebrun, Jean Mazarin, Pierre Ripert, Jess Franco
DIRECTOR: Jess Franco
1988. Rene Chateau. Francia. Color. 99 min.

faceless-0

Cuando la hija del Dr. Flamand pierde su rostro al ser rociada con ácido por una expaciente rencorosa de su padre, éste pondrá todo su empeño y ni un escrúpulo en recuperar la belleza de la joven. Con la ayuda de su fría enfermera y su simiesco ayudante, secuestran a hermosas modelos a las que someten a experimentos sanguinarios en busca del implante de rostro perfecto. El padre de una modelo desaparecida encarga a un detective la búsqueda de su hija, una de las víctimas del Dr. Flamand, contra quien acabará enfrentándose.

LOS DEPREDADORES DE LA NOCHE es una de las películas más populares de Jess Franco, concebida como una gran producción internacional y con vistas a un mercado lo más amplio posible, se ha acabado convirtiendo en un título de culto y uno de los más accesibles del director. Accesible porque, a diferencia de gran parte de su filmografía, es fácil de localizar en múltiples ediciones por casi todo el mundo, y accesible porque su visionado y disfrute no requiere de ningún conocimiento previo de la obra de JF, ya que se ajusta a unos patrones del género de terror muy europeos y exportables. En mi caso, y creo que en el de muchos otros, es una de las primeras películas que pude ver de Franco y también una de las que primero me gustaron, aunque esto lo matizaré después.

Brigitte Lahaie, Anton Driffing y Helmut Berger manos a la obra.

Brigitte Lahaie, Anton Driffing y Helmut Berger manos a la obra.

Cuenta el tío Jess que mientras rodaba con Brigitte Lahaie DARK MISSION (OPERACIÓN COCAÍNA), ésta le presentó al productor francés René Chateau, que propuso al director un proyecto de terror por todo lo alto. Eran finales de los 80, tiempos de vacas gordas para el cine de género, que propulsado por el boom del video, se había trasladado de los cines de reestreno al mercado doméstico, con excelentes resultados. Jess Franco volvía de recorrer toda Europa haciendo cine donde podía o donde le dejaban, y llevaba ya muchos años en España aprovechando los últimos coletazos del destape y del porno primigenio. La década de los 80 había sido una época bastante productiva, aunque muy limitada por unos estrechísimos presupuestos y unas condiciones reducidas al mínimo, que sin embargo condujeron a JF a una experimentación formal y una libertad nunca vistas. Pero el proyecto de Chateau, con rodaje en París –ciudad amada por Franco- y garantías de grandes medios y aún más grandes estrellas, sedujo inmediatamente al director.

faceless-5

Así lo explicaba en el DeZine (nº4, 1991): “Por culpa de Pilar Miró, yo he estado a punto de irme a la ruina, de morirme de inanición. Yo mantenía un tipo de producción independiente, con gente más o menos fija (Lina y Antonio Mayans entre los actores, Juan Soler y Manuel Mateos entre los operadores etc.), que nos permitía vivir decentemente, trabajando en lo que nos gustaba, el cine […] Pilar Miró me destruyó todo ese sistema de trabajo y de vida, al fomentar oficialmente el tipo de cine que yo llamo ‘de paleto lento’ y que consiste en lo siguiente: plano general del campo, un paleto viene andando desde el infinito y hasta que no llega a primer plano la imagen no cambia para nada […] Toda la producción española de qualité se volcó a esto, el espectador español huyó de las películas de su país como de la peste y a la gente que no quisimos hacer este tipo de cine Pilar Miró nos condenó a morirnos de hambre […] Así que, por razones de supervivencia, he vuelto a trabajar para extranjeros: franceses, norteamericanos…”

Después las cosas no salieron tan redondas como pintaban al principio. Para empezar, el guión no contentó a JF, era un remake inconfeso de GRITOS EN LA NOCHE o de LES YEUX SANS VISAGE (Georges Franju, 1960) y no aportaba gran cosa a los originales, tanto que Jess le propuso al productor tirar copias nuevas de su antiguo film en vez de rodar uno nuevo. El reparto de la película fue también objeto de polémica entre Chateau y Franco y, por una vez, el gran despliegue de medios provocaba tantos problemas innecesarios como ventajas. La película se rodó a trancas y barrancas en localizaciones reales de París, al ritmo que marcaban los planes de rodaje de los actores más que a un ritmo fluido y eficaz de producción.

Stephane Audran se lo pasó bomba

Stephane Audran se lo pasó bomba

Ese plantel de viejas glorias del cine de género es sin duda uno de los reclamos comerciales de la película y un entrañable quién es quién de la coproducción transatlántica: Helmut Berger, Brigitte Lahaie, Chris Mitchum, Telly Savalas, Caroline Munro, Anton Diffring, Howard Vernon, Florence Guerin, Lina Romay y la curiosa presencia de la esposa de Claude Chabrol, Stephan Audran en un pequeño pero inolvidable papel. El duelo Caroline Munro-Brigitte Lahaie (que venía del porno y se estrenaba como actriz “seria”) es lo que más destaca sin duda, una pareja explosiva y morbosa que hace saltar chispas. El resto de los actores están un poco por compromiso, sin demasiado convencimiento o emoción.

Caroline Munro y Brigitte Lahaie

Caroline Munro y Brigitte Lahaie

Todo este despliegue de medios pesa mucho en el resultado final y se hace evidente en cada una de las escenas. La factura de LOS DEPREDADORES es muy correcta, quizá demasiado para una historia tan truculenta y desquiciada que parece pedir un tratamiento menos encorsetado. La película tiene el típico look de coproducción europea que consigue cualquier técnico competente y sin personalidad, bien rodado pero poco inspirado. En definitiva, se echa de menos esa libertad esencialmente franquiana en cada uno de los planos, ya sea por condicionantes del set de rodaje, de los actores, o de los complicados y fabulosos FX. Es por esto por lo que LOS DEPREDADORES no parece un film de Jesús Franco, y algunos de sus seguidores lo acabamos desacreditando con el tiempo.

faceless-4

Hay que admitir que la trama de LOS DEPREDADORES, empezando por la conexión con GRITOS EN LA NOCHE, sí es muy franquiana, y que bastantes elementos la conectan con su obra anterior. El germen de la idea, que ya estaba en GRITOS y en la de Franju, procede de una novela de Edgar Wallace, por quien ambos directores han demostrado devoción. La tragedia de dos padres obsesionados por la belleza y el encanto de sus hijas –rayando el incesto en ocasiones- es otro tema franquiano por excelencia, así como otros temas laterales como la dominación/sumisión, el voyeurismo, o la frustración sexual. Pero también es cierto que, salvo en alguna escena aislada, apenas encontramos el sarcasmo, la ironía, o la vulgaridad tan propias de JF, quizá por que los actores, muy poco cómplices con la historia, y diría que con el director, no supieron encontrarle el matiz humorístico a algunas escenas verdaderamente estrafalarias. Lo que sí consigue, involuntariamente creo yo, LOS DEPREDADORES DE LA NOCHE es un efecto perturbador, y de rebote cómico, al tratar con ese distanciamiento frío y quirúrgico escenas tan grotescas. Los crímenes del sirviente retrasado, o las míticas operaciones de transplante de rostro, genuinos hitos del gore como nunca se han visto, se convierten en cómicas al presentarse con ese estilo neutro y aséptico, más propios de un telefilm. En los créditos no aparece Jess Franco como guionista, pero él asegura que retocó bastante el guión de los franceses.

No es casualidad...

No es casualidad...

En los comentarios del DVD de Shriek Show (EEUU, 2003), surge toda esta controversia inmediatamente, y aunque Jess Franco afirma que con el tiempo ha ido apreciando más LOS DEPREDADORES DE LA NOCHE, y que sí la considera una película muy “suya”, más adelante parece contradecirse y llega a conclusiones bastante reveladoras. Una fundamental, el homenaje –según Jess- que René Chateau quería hacer a Stuart Gordon, que se podría traducir en un intento oportunista de subirse al carro del éxito de RE-ANIMATOR (1985), una referencia que quizá no surge a primera vista y que no ha sido muy comentada, pero que se encuentra claramente en la película. El tono es muy distinto, el toque EC Comics de Stuart Gordon se transforma aquí en un glamour kitsch de revista erótica europea, con mucha joya, vestidos caros, lujo y alta sociedad. Y LOS DEPREDADORES está además envenenada de un vicio y perversión sexual, al que RE-ANIMATOR nunca se atrevería a llegar. Pero la comparación me parece muy significativa.

Otra conexión Re-Animator

Otra conexión Re-Animator

Avanzando en los comentarios encontramos otra declaración clave del tío Jess a la hora de juzgar el film: “El gore no es cine, es carnicería”, algo que ha dicho en varias ocasiones y que concuerda con su opinión sobre el porno. Pues bien, para mí LOS DEPREDADORES es puro gore, y no sólo porque contenga larguísimas e hiperexplícitas escenas de mutilaciones, decapitaciones y cirugía cafre, sino porque son las escenas gore las que articulan el film, reduciendo el resto de secuencias a meros trámites para hilvanar la charcutería. Exactamente igual que las escenas de sexo y las de transición de una peli porno. Hasta tal punto que es difícil encontrar momentos de tensión, misterio, o de terror, haciendo que muchos momentos gore surjan sin previo aviso, pero también sin venir a cuento, como por exigencia del productor. Podría decirse que pedirle a una película gore escenas de tensión es como pedirle a un porno escenas de amor, pero hay que reconocer que a menudo en los preliminares está el mayor goce.

Disfrutad del temazo italodisco “Faceless” de Romano Musumarra, repetido hasta la saciedad durante todo el metraje porque el tipo se negó a que usaran el resto de su BSO para una película que no soportaba ni ver.

Written by Álex Mendíbil

18 noviembre 2008 a 11:19 PM

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. A fun film to watch, but I find it “junk food” Franco. Delicious while you are eating it but can cause indigestion. In a way it can be read as a subversion of Rene Chateau’s ideas and the faux Hollywood look, glossy, US stars, etc is proof that he can play that game while making a critique of it. I don’t think the “gore” scenes work too well but I do enjoy seeing the late Anton Diffring as the classy Nazi and Lahaie icy elegence and the now campy music is also fun.

    robertmonell

    19 noviembre 2008 at 12:58 AM

  2. Muy bellas y honestas las palabras de JF para el DeZine, e igualmente muy honestas son sus palabras sobre el gore, aunque, claro, convendrían matizar para que algunos no se llevan al engaño diciendo, por ejemplo, que el gore, carnicería por naturaleza, es un elemento a veces tangencial y a veces elemental, que, con el tiempo, adquirió catadura de género, no quedándose, sólo, en la superficie de lo grotesco, desde luego. Así, el gore, entendido no sólo como elemento de relleno, maravilloso relleno, por otro lado, no sólo es cine, sino también un arte rotundo y poderoso, incluso más allá de su integración oficial en el cine de la mano de H.G. Lewis y David Friedman (antes ya habían otros cineastas que hacían uso de él, además). El gore es un arte capital venido de la realidad más vigente y absoluta. El gore, como la muerte, es un laberinto de pasiones desatadas de mil y un colores, de sugestión hasta mareante, y eso es algo que tanto JF y el autor de este blog, saben requetebien. Además, los dos son culpables directos, maestros, de que yo esté haciendo este tipo de valoraciones.

    Hostia, perdona, Álex, que se me va la pinza. Que a mí me dices gore y me pongo romántico.

    En efecto, LOS DEPREDADORES es todo eso, y de ahí que nos divida un poco a los seguidores de JF. Por un lado, están los que, con el tiempo, la han ido desacreditando, y, por el otro, los que la amamos, hasta por sus defectos.

    Es su tono desvergonzadamente pervertido y malsano, aberrante, incluso, lo que hace que me vuelva loco. El gore, absolutamente brutal y marciano, absurdo, retorcido, rebuscado y sin venir a cuento, me pone muy, muy borrico. Pero LOS DEPREDADORES, en mi opinión, es mucho más: su frialdad a ultranza, incesto enfermizo, morbidez pegajosa y perfidia generalizada creo que le dan un sentido especialmente demencial al conjunto, al margen de su realización oficiosa y ciertamente monótona, de narración convencional, más o menos. De ahí que se trate de una de mis favoritas.

    Pues muchas gracias, Álex, por haber reseñado LOS DEPREDADORES por alusiones en el anterior post. Un blog tuyo que sea, además, tan participativo, es un gustazo fuera de serie, algo incontestable.

    toby

    19 noviembre 2008 at 11:53 AM

  3. Robert, I agree with you totally. We can enjoy it as a bizarre and aseptic gore movie, but not as a Franco film.

    Toby, coincido en casi todas tus apreciaciones de la peli, pero no puedo olvidar que Jess Franco es el director y claramente no está en su salsa. ¿Has visto LA NUIT DES TRAQUEES de Rollin? Yo no, pero por fotos, trailers y comentarios creo que se parece algo a esta. Y gracias por lo demás, para eso hago el blog!



    Álex Mendíbil

    23 noviembre 2008 at 4:04 PM

  4. Bueno, yo tengo aún que revisarla (aprovecharé que pones esto), pero puedo recordar claramente la primera vez que la vi: empezada, de noche en La 2, y sin saber quién la hacía (cuando vi el nombre en los créditos finalesme quedé tuerto: hasta entonces, ¡yo solo le había visto “Killer Barbys”!). La puse en la tele a lo tonto y tanto yo como dos amigos nos quedamos bobos mirándola, fascinados. Lo que yo recuerdo es lo alucinado que me dejó un erotismo enormemente perverso y una violencia extrema tratados con una frialdad cruel, cabrona, que no concedía nada. Un poco como “Crash”, estrenada por aquella época, pero sin la poesía, sin la retórica, sin la elegancia. Solo la crueldad.
    La volví a ver hará tal vez 8 años y sí puedo decir que me decepcionó un poco, pero me la volveré a ver, a ver si puede ser pronto.

    Rubén

    26 noviembre 2008 at 2:05 AM

  5. No pinta mal a pesar de lo que decís, tal vez tantas manos en el guión puedan haber estropeado el asunto. Jess no hablaba mal de él en la macroentrevista, de hecho, quisieron hacer más pelis juntos, pero al final René Chateau se montó una empresa de vídeo comprando los derechos de distribución de miles de pelis francesas (algo asi como el Enrique Cerezo francés, incluyendo la casposidad en los DVDs) y Jess, como todos sabemos, volvió a Eurociné con irregulares resultados y problemas de producción (y después el extraño período sin nada).

    ¿Se rodó en inglés o en francés? Porque el DVD francés, además de ser carero, no tiene extras y el americano los tiene a mansalva pero solo audio en inglés. A ver si algún franquiano lo resuelve.

    fran

    8 diciembre 2008 at 1:16 PM

  6. Yo diría que en inglés, casi todos los actores dominan o tienen el ingles como lengua nativa.

    Álex Mendíbil

    9 diciembre 2008 at 1:25 AM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: