EL FRANCONOMICON / I'M IN A JESS FRANCO STATE OF MIND

Robert Monell & Alex Mendíbil Blog Alliance

LABIOS ROJOS

with 18 comments

INT: Isana Medel, Ana Castor, Javier Armet, Manolo Morán, Lina Canalejas, Nerón Rojas, Félix Dafauce, Antonio Giménez Escribano, José María Tasso.
CANCIONES: Jesús Franco.
MÚSICA: Antonio García Cano.
FOTO: Juan Mariné, Emilio Foriscot.
GUIÓN: Jesús Franco, Manuel Pilares.
DIRECCIÓN: Jesús Franco.
1960. Alamo Films. España. BW. 96 min.
_

Lola y Mari, Labios Rojos, son dos jóvenes traviesas y alocadas que se dedican en secreto a capturar malhechores ayudando al comisario de la ciudad, que sólo las conoce por las cartas firmadas con un beso de carmín que dejan junto al criminal. Cuando roban el diamante Kallman, este extraño millonario europeo contrata a Labios Rojos para que lo recuperen. Según Kallman el diamante está en manos del malvado Radek, que pide una cuantiosa recompensa por él. Mari sigue a Radek hasta un hotel, donde lo seduce y, a golpe de taconazo, se hace con el diamante, dejando la nota con su firma habitual. Cuando Mari deja la habitación, un tipo misterioso entra, destroza el mobiliario y mata a Radek. Labios Rojos pronto descubren que han sido víctimas de una trampa, que el diamante es falso, y que ahora la policía las acusa de robo y asesinato. El comisario les da un voto de confianza y permite que sigan investigando en el caso, lo que las lleva a un nightclub donde, haciéndose pasar por bailarinas exóticas, descubren al verdadero Kallman y a Pablo, el tipo que asesinó a Radek y les dio el cambiazo. En el club, Labios Rojos representan su número y se mezclan con los compinches de Kallman y con Pablo, pero todo se complica. Lola parece enamorarse de Pablo, Mari distrae a Kallman, y unos tras otros van cayendo fulminados. En el último momento, el comisario interviene, salvando a Labios Rojos y recuperando gracias a ellas el diamante.

El comisario Fernández, mítico Manolo Morán.

Sin haber estrenado en Madrid TENEMOS 18 AÑOS, que había sido discretamente exhibida en provincias del sur –con éxito– y del norte –con indignación, según el propio Jess–, el director consigue que este grupo de distribuidoras regionales le garanticen la distribución de su siguiente película. “Con esa garantía y las siete pesetas que pudimos reunir nosotros, nos permitieron lanzarnos a la aventura de una segunda película. Nuestras siete pesetas eran lo justo para funcionar hasta que entrase el dinero de la distribuidora. Pero cuando llegó la hora, el dinero no entró por ninguna parte. Ellos incumplieron el contrato y entonces nos vimos colgadísimos. Fue una especie de guerra increíble, en la que nos querían echar de todas partes y no había dinero para pagar a nadie. Y la película, a la vista del resultado, tiene la misma desigualdad que el rodaje. Todo lo que yo rodé las dos o tres primeras semanas, que es cuando aquello funcionaba normalmente, sin ser una cosa extraordinaria, estaba bastante bien. Y luego ya vino el desastre, hubo que cambiar de operador, porque Mariné, como no cobraba, tuvo que irse a otra película. Vino un nuevo equipo de cámaras, en el que había un segundo operador, cuyo nombre no quiero recordar, que sólo actuó un día, ya que cuando vimos proyección nos dimos cuenta de que había estropeado todo, a pesar de haberme dicho durante toda la jornada que la cosa iba bien. Y aquí es donde yo me vi haciendo ya el resto de la película de segundo operador. Como la gente se iba marchando, llegó un momento en que yo tenía que hacer de todo, llegaba al rodaje y no había ni cámara.” (1)

Ana Castor y el sempiterno botones José María Tasso.

LABIOS ROJOS es una comedia vivaracha, frívola pero inofensiva, que si bien se permite hundir a ratos en las tinieblas del cine negro, sale a flote rápidamente y sin despeinarse. Podría parecer que continúa la senda de TENEMOS 18 AÑOS en cuanto a mezcla de géneros y al inconformismo narrativo, pero nada que ver. En esta segunda película, notamos a un Jesús Franco mucho más dócil, empeñado en sacar adelante una película sin más pretensiones que entretener y dejar buen sabor de boca al final. Las dos amigas detectives, Isana Medel y Ana Castor, se encargan de que todo sea como un gran tebeo para chicas, entre pícaro y cursi, a pesar de que tratan con tipos duros con pistolas que matan, y matan mucho en esta película. Se mantiene, eso sí, la división entre dos realidades enfrentadas de la anterior película, aunque ya no es la Realidad Vs. Ficción de 18 AÑOS, sino una especie de Ficción Vs. Ultraficción, donde lo más real sería el mundo de los gangsters (o la convención del cine negro americano) y lo más ficción el mundo de Labios Rojos, donde todo es juego y diversión, no hay peligros, y un taconazo en la cabeza puede derribar al enemigo. Cruzando ambos universos estaría el comisario, el genial Manolo Morán, que tiene que lidiar con los peligros del crimen organizado y apechugar con las niñerías de las detectives. Un comisario que, además de remolón y quejica como la mayoría de policías franquianos, es la viva imagen de la España costumbrista y cotidiana, la del fútbol y misa los domingos, convirtiéndose en el único anclaje con la realidad del film.

Piernas de la Castor e Isana Medel al fondo.

A diferencia de las primas de TENEMOS 18 AÑOS, Labios Rojos no acaban sentando la cabeza, ni siquiera cuando su vida corre peligro, y da la sensación de que a pesar de todo lo vivido no aprenderán nunca la lección. Son personajes de cartón, de dibujos animados, desvinculados de toda realidad y toda ley, capaces de caer y levantarse un millón de veces, sin modificar ni un ápice su aspecto ni su trayectoria, que es siempre de frente, pase lo que pase. Personajes caídos del cielo, puras abstracciones de las que no sabemos nada ni nos interesa, ya que en realidad actúan como motor de la trama y de los momentos más divertidos de la película. LABIOS ROJOS es su primera aparición como tal en la filmografía de Jess Franco, pero no se pierde ni medio minuto en presentarlas al público, desde la primera secuencia (espléndidamente iluminada con linternas de puro film-noir) aparecen tal como son y de ahí en adelante, nadie se pregunta –ni los personajes ni el espectador– de dónde salen o por qué hacen lo que hacen. Probablemente no nacieron con la intención de convertirse en una saga, que abarca varios títulos desde EL CASO DE LAS DOS BELLEZAS (1967) a SEDA ROJA (1999) (2), pero el diseño de sus caracteres opuestos pero complementarios (tonta/lista, inocente/seductora, dulce/ácida, morena/rubia…) y su condición de seres inverosímiles por encima del bien y del mal, las conviertieron en perfectas (súper)heroínas de serial.

Ana Castor e Isana Medel en un plano muy noir.

LABIOS ROJOS supone también el nacimiento de un puñado de personajes recurrentes franquianos, como los villanos Kallman y Radek, o el compinche atontao Moroni, que reaparecerán en multitud de películas a lo largo de toda su obra. Y aparece también el primer espectáculo/baile en un club, verdadera pieza clave del puzzle franquiano, que si bien no tiene aquí la importancia que tendrá, por ejemplo, en MISS MUERTE (donde es una puerta abierta a otro nivel de realidad, como en el cine de David Lynch, sin ir más lejos), sí que sirve para hacer colisionar el mundo del cine negro con el del tebeo naïf de Labios Rojos, con una danza exótica entre tribal y felina que uno de los personajes califica con un: “o nos echan de España o es el éxito del año.” Es pues el primer escenario entendido como lugar de transgresión y de ruptura con lo permitido, pese a estar –obviamente– a años luz de lo que Jess Franco nos ofrecería después en estos espacios, uno los más autónomos y libres de su universo.

La película, en sus mejores momentos, contiene ecos del cine negro más expresionista, con evidentes influencias de Orson Welles y de la fotografía tan admirada por Franco de Gregg Toland. Algunos planos contrapicadísimos, incluso atravesando mesas de cristal, le dan a LABIOS ROJOS una elegancia y una sofisticación nada frecuentes en cine de tan bajo presupuesto. En otros momentos se deja llevar por el slapstick absurdo a lo Hermanos Marx, como en esa pelea entre las chicas del club y Labios Rojos en el hotel, añadiendo más guiños al espectador cinéfago. En realidad, el accidentado rodaje que comentaba JF no hizo mucha mella en lo que se ve en pantalla, que resulta eficaz y a veces brillante, aunque seguramente el director tenía ambiciones más altas. LABIOS ROJOS no llega a la altura de BÉSAME MONSTRUO, ni Isana Medel y Ana Castor alcanzan a Janine Reynaud y Rosanna Yanni, pero la película es un pequeño y simpático divertimento. En una entrevista al European Trash Cinema (Special #1, 1996), Jess Franco aseguraba que no estaba contento con ninguno de los films de Labios Rojos porque nunca consiguió a la pareja ideal. En el caso de LABIOS ROJOS, defendía a Ana Castor porque la actriz era exacta al personaje, pero se burlaba de Isana Medel (recordemos que era su novia por aquellos años), acusándola de no transmitir nada. En sus Memorias del Tío Jess, escribe que LABIOS ROJOS fue menos vapuleada por la crítica que 18 AÑOS y que gracias a ella conoció a dos de los productores que le permitirían seguir rodando, Sergio Neuman y, sobre todo, Marius Lesoeur (Eurociné).

Para JF, las películas de Labios Rojos son una especie de oasis de tranquilidad, él lo define como un “mundo sin complicaciones”, al que acude después de rodajes particularmente dificiles o películas más densas. En cierto modo son un regalo al público y a sus fans, un cine sin pretensiones para consumir de un tirón. Paradójicamente, LABIOS ROJOS es una de las películas menos vistas de Jesús Franco, ya que las deudas con la distribuidora han impedido que se estrene comercialmente o se distribuya en cualquier medio. La Filmoteca Española tiene una copia y la última vez que la proyectó fue en 1993 (ya es hora de que se animen otra vez), y hace poco la prestaron a la Cinemateque Française para el ciclo del pasado verano. Ello ha creado una fascinación y un culto entorno a LABIOS ROJOS que posiblemente la hayan sobredimensionado más de la cuenta. Esperemos que con esta reseña se conozca un poco mejor y que en un futuro podamos verla en DVD.

(1) Entrevista a Jesús Franco en Film Ideal (nº 103, septiembre 1962)
(2) Las otras películas donde aparecen Labios Rojos son: EL CASO DE LAS DOS BELLEZAS, BÉSAME MONSTRUO y SEDA ROJA, y de forma no oficial o solapada en ÓPALO DE FUEGO, LES GRANDES EMMERDEUSES, LA MUJER DE LOS LABIOS ROJOS o UNA RAJITA PARA DOS.

Written by Álex Mendíbil

28 octubre 2008 a 9:25 PM

Publicado en Labios Rojos

18 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola, Álex.

    Quería felicitarte por este blog. Con entradas como ésta estás cubriendo vacantes informativas sobre la obra de Jess, lo cual es muy de agradecer. Esperemos que sigas en ello y no te lo dejes en el tintero.

    Otra cosa: Llevo tiempo buscando tu corto de El Prisionero desde que lo vi en televisión hace unos cuantos años y no hay manera de encontrarlo. El caso es que mi hermano pequeño está empezando a hacer sus cositas con la videocámara y me gustaría que lo viese porque estoy seguro de que le hará gracia y quizás le sirva de inspiración. ¿Por qué no te animas a subirlo a Youtube o similar? Lo mismo ya lo has hecho y estoy aquí haciendo el tonto. Si es así, por favor, dirígeme en la dirección adecuada.

    Un saludo.

    superdiscochino

    29 octubre 2008 at 6:00 PM

  2. Bienvenido al blog y gracias por los comentarios. Sobre el Prisionero, algún día haré lo de Youtube, cuando sepa cómo sacarlo del VHS.

    Álex Mendíbil

    30 octubre 2008 at 11:20 AM

  3. futuro podamos verla en DVD.

    I wish I could understand Spanish. Is this going to be available on DVD anytime in the future? Has it ever been on Spanish video or video anywhere? Thanks

    robertmonell

    31 octubre 2008 at 8:31 PM

  4. It’s just a wish. No video or dvd release so far, and I guess it is very difficult to make this happen. I got to see it at the Spanish Filmoteque.

    Álex Mendíbil

    1 noviembre 2008 at 2:39 PM

  5. Respecto al tema de los deuvedés, Jesús me dijo una vez que los franceses habían sacado una edición estupenda de Lucky, el Intrépido. ¿Has podido localizarla?

    sangreybesos

    1 noviembre 2008 at 6:13 PM

  6. No la conozco, la que tengo es una copia americana y no es muy estupenda.

    Álex Mendíbil

    1 noviembre 2008 at 6:33 PM

  7. ¡Esta no la he visto! Y me gusta la pinta frívola y amable que tiene. Y esos planos en plan “Las Diabólicas”. Robemos la copia de la filmoteca y la proyectamos en una cárcel de mujeres. (Carcajada) Felicidades de nuevo, Alex.
    PS: Soy Fernando, amiguete de Jordi y Lidia. ¿Me ubicas ahora?

    Fernando

    10 noviembre 2008 at 7:53 PM

  8. Hola Fernando, te ubico jeje. Ya ves, al menos que la proyecten más a menudo!!

    Álex Mendíbil

    10 noviembre 2008 at 9:26 PM

  9. Tengo una duda sobre La mujer de los labios rojos

    He leito el resumen en la edicion VHS (la de tu collecion) y parece ser La chica de los labios rojos (1986 segun Alain Petit, 1989 segun El Franconomicon), pero en la misma edicion VHS leo que el deposito legal es M-30696-1984!

    ¿1984? ¿como es posibil?

    Francesco

    28 noviembre 2008 at 2:19 PM

  10. Francesco, el titulo en pantalla es LA CHICA DE LOS LABIOS ROJOS, por cierto escrito con grafismo de video lo que indica que probablemente no fue estrenada en cines. Lo del depósito legal no se entiende, a no ser que sea un error. La película no tiene impreso ningún registro con fecha. Parece ser que la fecha más verosímil es 1986.

    Álex Mendíbil

    30 noviembre 2008 at 7:51 PM

  11. Bueno, me he tirado media hora escribiéndote aquí sobre la peli, porque, como sabes, la vi en la Academia esta tarde… escribí sobre la luz, la ficción, Welles… y se me ha ido todo al carajo, se me ha borrado. Así que, para no sentirme como un imbécil y que he perdido 30 minutos de mi vida, me limito a decir simplemente que suscribo lo que dices y que me ha parecido una película magnífica, tiene sus problemas pero es tan loca y son tan pocos que no importa. Una película ligera, sí, pero en la que Franco se ve echó los restos en la puesta en escena. Los asesinatos son geniales, y esas escenas nocturnas de verdad, con un negro absoluto surcado por una linterna solitaria o unos faros de coche desesperados… La frialdad del plano nadir bajo la mesa de cristal tras el expeditivo asesinato a sangre fría de un hombre esposado y sin sentido… bueno, hay tantos momentos magníficos aquí… Y del personaje de Manolo Morán ya ni hablar, le da a la película uno de los mejores finales para mí de la obra de Franco. Hay un espíritu lúdico aquí que se ve en el trabajo sin complejos que se hace con la forma, donde se da la influencia de Welles yo creo que en mejor medida que en “Rififí en la ciudad”, donde para mi gusto es demasiado mimético con el maestro.
    Y no sigo, que otra media hora no me la puedo permitir… ¡y solo faltaba que se me borrase todo otra vez!

    Rubén

    27 enero 2009 at 1:10 AM

  12. Joer, que putada, me hubiera gustado leerlo! Hoy intentaré postear RIFIFI

    Álex Mendíbil

    27 enero 2009 at 11:19 AM

  13. ¿ cómo puedo conseguirme la película de mi padre, Manolo Pilares?

    pilares

    4 agosto 2009 at 7:58 PM

  14. Hola Pilares. Como se dice en la reseña, la única copia está en la Filmoteca española y no existen copias en video o DVD. Sería un placer si pudieras compartir información de la película o del guión de tu padre con nosotros. Saludos!

    Álex Mendíbil

    6 agosto 2009 at 8:53 AM

  15. Hola, hola: En primer lugar, Álex, quiero darte la enhorabuena por el blog. No es la primera vez que accedo, pero es que ya no quería dejar pasar la ocasión de felicitarte por la buena labor que realizas. Estoy preparando una entrada sobre José María Tasso y, al buscar información sobre las pelis que hizo con Jesús Franco, naturalmente, he venido a parar aquí. Con tu permiso, te citaré como fuente ya que de esta película en concreto no es posible obtener más información, ni más detalles que los que aquí se encuentran.
    Observo que te ha visitado el hijo de Manuel Pilares, felicísimo guionista del gran díptico de Fernán-Gómez “La vida por delante” y “La vida alrededor”. Pues aprovecho para rendirle un sencillo homenaje. Un aplauso para él.

    losburgomaestres

    3 octubre 2009 at 11:44 PM

  16. Tienes mi permiso y encantado de servir de ayuda. Ya me contarás dónde aparece esa entrada sobre Tasso.

    Álex Mendíbil

    4 octubre 2009 at 10:23 AM

  17. Ah, pues en “Lady Filstrup”, un blog que empezó en el 2006 sobre los Tebeos Bruguera y que desde el 2008 trata sobre los actores españoles (preferentemente secundarios y genéricos, aunque se han ido colando bastantes principales). En fin, ya he visto que no se puede acceder desde el enlace que pone el perfil, pero poniéndolo en Google se encuentra seguro. ¡Qué porras, pongo un enlace!http://ladyfilstrup.blogspot.com/

    losburgomaestres

    4 octubre 2009 at 3:00 PM

  18. Desde aquí recomiendo la lectura del blog de “Los Burgomaestres”. Un documento único, tanto antes como después del cambio de temática.

    franchesk

    4 octubre 2009 at 4:12 PM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: